loading...
Sponser

El hostigamiento Psicológico de la “metacomunicación”.

El hostigamiento Psicológico de la “metacomunicación”

Los “datos ocultos” en los mensajes que recibes.

Cuando un proyecto mediático nace puede haber una doble intención. La corrupción es un lenguaje oculto que solo se desvela por el que la vive y el que la domina. Para que exista éste tipo de corrupción debe contemplarse este “feedback” pero ¡cuidado!, solo el que resulta “víctima” de tales actos hostiles percibe el hostigamiento Psicológico de la “metacomunicación.

-Lo más importante de la comunicación es lo que no se dice.- Peter Drucker

Ilustración por Viccor

Título: Por favor , mantenga la compostura. Ilustrado por Viccor.

Las 24h de una plataforma divulgativa dan para mucho. Deben retransmitir información constantemente y lo más importante de todo es conseguirla. Pero realmente ¿qué sabemos de la información que nos presentan día a día cualquier plataforma que se dedique a la difusión informativa?

Me viene a la memoria el recuerdo de una profesora de “Relaciones públicas” de la universidad  que nos comentó: -¡No toda la información que nos llega es cierta!-. Quince años después de aquel comentario entiendo perfectamente su significado. Sin duda hay un factor importante que las personas “receptoras” de toda la información que recibe durante veinticuatro horas desconoce. El mensaje oculto. El hostigamiento Psicológico de la “metacomunicación.  La veracidad, el rigor informativo y el mensaje subliminal “dedicado” son el contenido invisible de la comunicación.

No es intención prejuzgar a todos los medios, productores o realizadores por igual, pero la realidad es que nadie puede asumir la responsabilidad de cerciorarse de que los mensajes que recibimos son reales o no, y tendemos a confiar en la difusión de los medios a través del comentarista o bien por la filosofía política que dirige la plataforma divulgativa. Pero aun así, y centrándonos en el tema del hostigamiento Psicológico de la “metacomunicación, está suele aparecer a través de la manipulación y la corrupción ciñéndome a unos sucesos concretos.

Se han dado casos específicos de profesionales a los cuales los vamos a catalogar como: “lobos”; de tal forma que estos emplean las plataformas de medios para hostigar a su oponente.

En este caso hay que especificar que, o bien es por “encargo”, o bien es porque gerencian una empresa especializada en este tipo de gestiones, y desarrollan ellos mismos proyectos para adquirir beneficios practicando una deslealtad y mal uso de la comunicación solamente para obtener beneficios económicos. Y precisamente es en esta actualidad cuanto más estamos constantemente conectados y bajo una influencia exagerada y sobredimensionada por el poder de la comunicación en la sociedad.

Paradógicamente esta comunicación no nos une, más bien nos aísla de una realidad tangible y nos somete a una realidad virtual con programaciones y algoritmos para la fuga de datos y obtener mayor control de nuestro sistema de vida.

-El hombre programa la separación, que la comunicación unió.- VicCor

¿Es posible que existan “intenciones ocultas” en los mensajes de comunicación? Sin duda. Pero hay que matizar y “coger con pinzas” tales fenómenos. El hostigamiento Psicológico de la “metacomunicación es un “residuo informativo” que permanece oculto ante la difusión masiva de un mensaje con carácter personal hacia un solo objetivo. El objeto puede ser físico, alusivo, digital y contextual.


Las personas que sufren constantemente de este tipo de acoso de hostigamiento Psicológico de la “metacomunicación, suelen ser “famosos”, populares, políticos, etc. Pero es una realidad tangible que las víctimas de corrupción también conocen este tipo de prácticas ocultas.

Para entenderlo lo mejor es explicar un caso práctico.
 
Tenemos un posible denunciante de corrupción el cual interpone una denuncia contra un individuo o un colectivo procesado. Presuntamente la denuncia a llegado al investigado y este recurre a montar su defensa. En  general, damos por hecho que estas personas tienen poder y abusan de el y por consiguiente los abogados que respaldan a este tipo de “personajes” cobran minutas de más de cuarenta mil euros. Por consiguiente; el/la denunciante entrará en un proceso de investigación paralela del cual es ajeno/a a la investigación judicial. Nos referimos al ámbito de los investigadores privados.

El resultado de pagar minutas tan altas a un abogado puede ser perfectamente debido a la inclusión de los honorarios de su investigador privado, entre otros para asegurar su “victoria” en los juzgados; llegando inclusive a mantener conversaciones “tentadoras” con el abogado de la parte contraria. -Pero ese es otro artículo-. Retomemos el asunto. Acto seguido, el denunciante es durante las veinticuatro horas de posiblemente siete días a la semana, controlado, vigilado y estudiado por un detective.


Por el momento no se especificará el protocolo que emplean. Pero es una cuestión de libro que nosotros dominamos por desgracia. Los errores que involuntariamente hace una víctima de corrupción o denunciante, es dejar rastro de su vida cotidiana que tras dejar acciones, tan simples dentro de su periodicidad, que estas pueden dañar y destruir a una persona por completo sin percibir nada de lo que ha vivido.

Ahora bien, cuando la parte contraria obtiene la información vital de toda su vida, -cito: ¡toda su vida!-, es cuando manipulan acciones hostiles para emplear la extorsión positiva o negativa e ir debilitando a su contrario.

El circuito que emplean para llegar a su objetivo son: las personas, los teléfonos, los ordenadores, el transporte, las calles habituales etc, y por consiguiente los subproductos que engloba el medio de comunicación dentro de ese circuito. (Anuncios, medios informativos, vendedores habituales de su comercio, etc). La víctima de corrupción es el núcleo de una observación participante de los cuales no se ha percatado que forma parte de un “punto estratégico colectivo” el cual es el objetivo para encontrar sus vulnerabilidades, explotarlas e intentar con ello hacerle caer en sus propias “miserias”.

Creado por VicCor

Lo más habitual por parte de la víctima de corrupción es el desconcierto ante la magnitud y la ignorancia que sufre al no tener control de su propia intimidad. Y aunque parezca que vayamos solos por una acera, la realidad nos mostrará cuando menos lo esperamos, todo tipo de fotos y grabaciones que nos indicarán primero asombro y después desconcierto. ¿Cuándo y en que momento me han grabado? ¿Cómo lo han hecho? Lo peor no es la ignorancia que sufrimos los denunciantes, lo peor es “darse cuenta de lo vulnerable que es nuestra privacidad cuando es arrebatada sin enterarte.

Llegados a ese punto de la obtención de la información privada del adversario, o sea nuestra vida, la parte contraria estudiará todos nuestros movimientos para ver en que momento podemos tener la “debilidad” que ellos buscan para “obtener ventaja”.

Llamémoslo D.A.F.O (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) Somos un producto que hay que quitar de la línea para nuestro competidor. ¿Quiénes son especialistas en generar conflictos? Los que conocen las leyes y el sistema. Abogados, Relaciones Públicas, Periodistas, Intermediarios y hasta estudiantes. Cualquier persona bajo demanda remunerada servirá para dañar tu vida sin que te des cuenta. Pues bien, una vez que obtienen esa información hay maneras de hacerte llegar su mensaje. La más frecuente es la amenaza subliminal.

La confrontación cara a cara se ha vuelto vulnerable y puede ser objeto de grabaciones. Y obtener la prueba para formalizar denuncias en su contra sería lo siguiente. Por tanto, se considera que si pasa eso con tu oponente, seguramente es un “simple” delincuente sin una buena estructura direccional de control informal con muchos flancos abiertos. Abreviando “un don nadie”. Si hace ruido, es fácil de detectar.

Por el contrario, y ante ese mismo personaje, si usted emplea la psicología inversa lo más oportuno es que usted como víctima se encaré y lo rete para aumentar y comprobar cual es su límite. ¡Analice siempre su horizonte! Es necesario que vea llegar a su enemigo. Y por consiguiente, no de detalles de sus acciones a nadie. Más bien juegue al despiste. De información errónea que no les sirva de nada, si estos pretenden utilizarla.

Si le ocurriera eso la víctima de corrupción tendría mucha suerte. Por lo general las personas que amenazan y gritan en un mismo plano no suelen tener muchos recursos intelectuales.

Por el contrario en la corrupción, los detectives tienen mucho protagonismo. Por ejemplo son personas que han estudiado Derecho, Criminología, Psicología y otras disciplinas para controlar el medio en el que deben obtener información. Ellos son cerebralmente metódicos y amigables.  De esta manera identificar las acciones de estos cuesta mucho más a un ciudadano sin experiencia y la percepción preparada o educada.

Una persona que se muestra correcta en el mismo entorno que nosotros no nos llama la atención. ¡Cuidado con eso! ¿Entonces de que manera podemos sentirnos intimidados si no es por amenazas de viva voz, ni persecuciones extremas o llamadas anónimas? Por el acoso mediático.

La ciberdelincuencia y los medios de comunicación “sutiles” son más efectivos. Es más factible y anodino emplear el acoso en redes sociales, la prensa y los anuncios, que perder el tiempo en persecuciones con coches, (que si estos se dieran, serían a través de un GPS localizable), o establecer filtros para mandar el mensaje de “rendición o muerte” de viva voz. ¡Eso sería ridículo en estos tiempos!

La metacomunicación existe en los anuncios publicitarios. Los anuncios publicitarios están por todas partes. Marquesinas, autobuses, redes, flayers, carteles, etc. Solo hay que contratar una agencia y especificar el hilo conductor y vinculante con usted para llamarle la atención a la parte interesada y receptora. Practica que si se lleva acabo no es perceptible ante millones de personas.

Por ejemplo: Si quieres llegar a casa, no te la juegues. Ese podría ser perfectamente el lema de DGT, y poner una foto de un coche circulando con un hombre o mujer que tengan rasgos parecidos a los de una víctima de corrupción. No cuesta nada y no lo percibe nadie. Solo la víctima si se diera el caso, de ver en el anuncio; un coche como el suyo, una matricula parecida, un figurante similar, ect. Estas cosas suceden más de lo que se creen.

Si recibes constantemente anuncios “subliminales” esta acción sería muy difícil de demostrar ante un tribunal.

Que alguien emplea la publicidad para acosarte o intimidarte, si no está bien enterado de cual es su función, canal, y creador, puede resultar una tarea difícil de demostrar.

Se podría meter en un lío si fuera por ahí denunciando anuncios publicitarios. No voy a entrar en esos detalles pero hay modos y maneras de detectar al culpable de esas acciones. Y les garantizo que tales azañas existen y pueden salir a la luz muy pronto. Lo relevante es hacer de esa acción el termino delictivo que hay detrás; Luz de gas (Gaslighting). Negar aquello que usted ve evidente y hacerle dudar de su realidad empírica. Eso como les decíamos no lo hace un delincuente cualquiera, lo hacen personas con carrera universitaria.

¿Dudaría usted de un profesor de universidad frente al musulmán que descansa con las ropas sucias en el escalón de la entrada de su escalera en obras? ¿En quien desconfiaría primero? La psicología es importante cuando se es “victima de corrupción”.

No confíe en ninguno y sea correcto/a con todo el mundo sin entrar en detalles de su vida íntima. Cualquier persona puede vender información suya. Y cualquier agencia de publicidad puede parodiarle en los anuncios, aun sin saberlo y por encargo. Si recibe o no el mensaje depende del grado de atención y comprensión sobre el medio y su entorno. Hay personas que no lo percibirían por lo tanto, el canal y medio que emplean para hostigar no sería efectivo. Sería neutralizado.

La metacomunicación es una estrategia hostil para hacerle desgarrarse el alma y romperlo/a por dentro. Son protocolos de actuación que se emplean en las esferas de poder para atormentar a su víctima psicológicamente. Y descuide que las personas que lo hacen no son obreros de la construcción pero podría darse… Para evitar fugas de posibles episodios esquizofrénicos y paranoicos, más vale que no lo comenten con personas ajenas a conflictos de este tipo de actos.

Busquen apoyo profesional en maltrato psicológico especializado en actuaciones de conflicto y procuren mantener la calma. Estudien visualmente los carteles y opis o marquesinas, autobuses, y personal nuevo en los lugares que usted frecuenta. Porque en esos cambios empieza todo. Un negocio nuevo, un vecino nuevo, el camarero/a de la cafetería que frecuenta. Piense cómo y dónde interceptar a su oponente. Y recuerde que en este caso el objetivo es usted.

La técnica se llama: “observación participante” y lo van a rodear. Aquel cambio al que no le da importancia, es relevante. ¡Recuerde solo la victima se dará cuenta de ello! y explicar el proceso le llevará tiempo. Prepárese y estudie su supervivencia. Controle los medios de comunicación y/o anule todos sus canales. ¡Vivirá más tranquilo!

⭐⭐⭐⭐

A %d blogueros les gusta esto: