loading...
Sponser

Constitución Española

¿Qué es la Constitución Española y para que nos sirve? La constitución “formalmente” hablando es la “Super o Supralegalidad” de la leyes. Invoca a los principios restores del poder judicial en el estado español, y regula las normas jurídicas generales. En su sentido material, relaciona a los hombres con el “control” estatal, para que éste no se “tiranice” y se “abuse” del poder judicial y sus competencias. Y en el sentido político, se atribuye la regulación y control del poder ejecutivo constitucionalmente hablando. O sea: Formal, la ley de las leyes; Material, el control del poder político y civil; y Político, normas sobre la conformación del poder ejecutivo. La constitución es el fundamento para la democracia.

Historia

La fundación de un Estado.

El Estado conceptualmente hablando, es un territorio en el cual, se desarrolla una organización en un determinado momento histórico-social, donde los tres elementos que lo componen en sus diversas manifestaciones son: el pueblo, el territorio fronterizo, y el poder que lo representa. Como es de esperar históricamente, nace en un período renacentista al clamor de una sociedad en constante evolución y en virtud de nuevas representaciones de la ciudadanía, y por consiguiente de las políticas de la Edad Moderna, donde emergen las Monarquías Autoritarias, produciendo un cambio, mercantilmente hablando, y un alto movimiento expansivo del comercio y el progreso que está teniendo lugar por entonces, dejando atrás los periodos anteriores del Feudalismo en la Edad Media.


Hay que detallar un efecto unificador en ese tiempo, dada la disparidad de las constumbres y raices que se dieron en diferentes vasallajes de la Edad Media. Hay que detallar que fue el elemento unificador que ayudó a unir al pueblo para la conformación del Estado, dado que había implantada la Autarquía política, y se acudió a la religión con el cristianismo y su identidad claramente organizada por la Iglesia para implantar un “dogma” común y un pasado historico basado en la fe como punto de unión social. Se emplearon pinturas rupestres, tallas, esculturas, en iglesias, catedráles, monasterios, etc, con la finalidad de impartir una sociedad unificada por los mismos valores educativos.

Valores que se introdujeron en épocas romanas, ya extinguidas por la fragmentación de las conquistas medievales. Por lo tanto y diluido el feudalismo, los poderes locales se unificaron en uno Estatal bajo el mandato de la figura del Rey. Cuando se crea esta unificación, tiene comienzo una nueva era de comercio. El nucleo urbano de las ciudades bajo la autoridad “real”. La Monarquía Nacional manifiesta nuevas normas y conductas que gestan una nueva burguesía, donde gerencian nuevos bienes económicos sin dar cuenta por ello al pasado vasallaje de la orden feudal. Se contemplan artesanos y comerciales, en los nucleos más cercanos a palacio, y de ahí nacen nuevas rutas comerciales, y se desarrolla la existencia de intercambios ecnonómicos y la llegada de nuevos inmigrantes.

Con la aceptación y la expansión del nuevo sistema implantado en la comunidad, es vital el desarrollo de una nueva organización jurídico-política que aune un conjunto de normas en los diferentes territorios delimitados dentro del Estado. Todo progreso, conlleva a una decadencia, que coexiste entre el poder político y el económico. La corrupción. Si un estado ofrece todo el poder  existente a una sola institución, esta termina corrompiendose. Por aspectos políticos y estamentales el cambio procede a la conformación de un Estado Constitucional aportando a la institución de la Corona un “rol” secundario sobre los poderes de la sociedad.

El pueblo es el fundador del sentido constitucional e igualitario, creando así a “hombres libres”. El proceso liberador y revolucionario que tuvo lugar en el sistema político, hizo que el pueblo reclamara el poder político-económico como punto de partida para los procesos constitudinarios que recogieran una amplia recopilación de derechos y libertades individuales, la propiedad privada, y la representación de las voluntad nacional. Su reclamo posterior fue el derecho  de sufragio, y la división de poder, para garantizar la producción legislativa. Por lo tanto, ya tenemos dos de los elementos vitales que conforman el orden y sentido de lo constitucional. El poder Ejecutivo, el poder Legislativo.

El tercer poder rector de todos los principios que acoge y rige el cumplimiento de un orden constitucional es el poder Judicial. La encomienda que tiene este poder independiente, es asegurar una función jurídica e igualitaria para todos los ciudadanos en cuanto al sometimiento de la ley, y la soberanía Nacional. España es un Estado Social y Democrático de Derecho gracias a la evolución de los principios filosóficos del pueblo, tras la historía belicista que aconteció  épocas pasadas. Las huellas que dejaron las injusticias que las guerras marcaron en el país, fueron sucesorias para una renovación política. Y sin juzgar dichas filosofías se considera la democracia como punto de partida de equilibrio constitucional, que dió paso a que el país progresara y se resarciera de un atraso impuesto por el poder y la conquista para definir un ideal, y un modo de vida, sin contar con la opinión de todos.

En 1978, nace una nueva era parlamentaria. Un cambio que intenta mejorar la calidad de vida del pueblo, y garantizar el respeto por el pluralismo político que se contraponga con la naturaleza del poder ejecutivo. La Constitución, nos da garantías individuales y nos protege de la tiranía del poder ejercido por el control y el dominio, o bien por la oposición. Y hay que destacar que la corona es un órgano constitucional que representa el poder constitucional, sin llegar a confundir, que no son “el poder constitucional”. Sin profundiczar en el tema, dado que es muy extenso, y solo ofreciendo la síntesis formal, hay que detallar que la figura del Rey es fundamental y retroalimenta la constitución bajo las normas que se establecieron en su sucesión.

Normas inquebrantables, que blindan el cumplimiento y el sometimiento a la ley. Y hay que matizar, que “todo” el pueblo tiene la voluntad y potestad para cambiarlas. Quien tiene el poder constitucional, es siempre el pueblo, por eso los poderes Ejecutivos, Legislativos y Judicial, trabajan para mejorar su calidad de vida. La constitución, no es más que un organo de regulación común para convivir en paz dentro del sistema, impuesto en el estado.

Recomendamos esta lectura.

Biblioteca:

Constitución política de la Monarquía Española. Promulgada en Cádiz a 19 de Marzo de 1812
Cortes de Cádiz

Imprenta Nacional, Madrid. Año de publicación: 1820. Encuadernación en pasta española. Tejuelo título y decoración dorada. Guardas amarmoladas.

Constitución Española (3 Tomos)
Luis Aguiar de Luque y Luis Ricardo Canales
Editorial Centro de Esautdios Constitucionales, Madrid. Año de publicación: 1988. Cartone decorado simil piel con dorados en lomo y portada. Papel biblia. Sello de biblioteca en hoja blanca de respeto.

Igualdad y Constitución Española
María Luisa Balaguer Callejón

Observaciones sobre la Constitución política de la Monarquía Española
Félix Varela y Morales

Los problemas de una constitución. Futuro de una política democrática española
Javier M. de Bedoya

Mil cuarenta preguntas sobre la Constitución Española
Ángel Díez Roncal